miércoles, 21 de junio de 2017

Izad más banderas


Dijo Walter Kurtz:
La bandera nacional y de la Santa Sede en el santuario, a los lados del altar mayor, son una innovación. 
Apareció en Estados Unidos alrededor de la Primera Guerra Mundial; antes de eso, durante la crisis americanista hubo algunos “experimentos” que fueron objetados/prohibidos por los Obispos yanquis. 
Sobre la base de que, en la Iglesia “non est Iudaeus neque Graecus”, en un primer momento se prohibió (con acuerdo del Santo Oficio) la colocación de banderas nacionales en el altar mayor y el santuario, permitiéndose --extraordinariamente-- en algún altar lateral dedicado a los muertos en la guerra; u --ordinariamente-- en el vestíbulo, nártex o atrio. 
En la Argentina la “costumbre” se introdujo hace muy pocas décadas.
Entiendo que se le puede dar el significado de una ofrenda a Dios, pero en el santuario no debería haber más objetos que los dedicados específica y esencialmente al culto.

Digo yo:
La cuestión de la proliferación de banderas vaticanas es curiosa. Desde hace poco más de una década, los colegios católicos han adoptado la costumbre de tener abanderados y escoltas de la bandera pontificia, además de la bandera nacional y de la bandera provincial. Instituciones que escasamente tienen de católico no más que el nombre o el revolotear del velo de una monja, hacen ostentación de su catolicismo inexistente con una bandera. Por supuesto que la novedad se debe a un subterfugio igualitarista que sirve para que los tradicionales tres alumnos mejores, se transformen en seis o en nueve. Todo sea para que ninguno se sienta discriminado.
Si la Escuela Italiana o el Colegio Español tienen, además de abanderados del pabellón nacional, abanderados de las enseñas de Italia o España, se entiende. Pero no se entiende de ningún modo que los católicos tengan la bandera del Vaticano, porque éste, sencillamente, en un estado independiente que no tiene nada que ver con nosotros.
En el fondo -y más allá de las intenciones igualitaristas-, se esconde la confusión entre Vaticano - Papado, e Iglesia. El Vaticano no es la Iglesia. El Vaticano puede tener bandera que identifique a todos los (pocos) habitantes que allí viven, a las nunciaturas apostólicas, guardias suizos, etc. Pero la Iglesia no puede tener bandera sencillamente porque una insignia -en este caso la bandera-, es un modo de expresar a través de un símbolo la pertenencia a un grupo determinado: los argentinos nos identificamos con la celeste y blanco; los de Boca, con la azul y amarilla y la Cruz Roja ya sabemos cómo. Si la Iglesia tuviera una bandera sería para diferenciar a sus fieles de los fieles de otras iglesias, pero resulta que no hay otras iglesias. Nosotros afirmamos en el Credo que la Iglesia es Una, y ella es la Iglesia Católica. No hay otra. No tenemos, ni podemos, diferenciarnos de lo que no existe porque, si lo hacemos, le damos la existencia que reclama.
Por tanto, es absurdo y, sobre todo, muy moderno y modernista introducir banderas vaticanas por doquier. Si necesitan poner algo, pongan la Cruz, o el lábaro de Cristo, pero no la bandera papal. 

28 comentarios:

Mandato ultramontano dijo...

Había que defender los estados pontificios. Hoy el mandato pasa por el Vaticano y su bandera.

Martin dijo...

Como antecedente vexilológico rioplatense, durante la segunda gobernación de Rosas, se desplegó el pabellón de la confederación en templos bonaerense. Dato menor en el encuadre del tema, quizá anecdótico.

Anónimo dijo...

Martín,
respecto de la época del Restaurador, la Wikipedia dice lo siguiente:
'Durante su gobierno, el color rojo punzó en todos los aspectos de la vida, y los altares fueron vestidos permanentemente con ese color; los curas párrocos llamaban a la feligresía a defender la "Santa Causa de la Federación", y el retrato de Rosas solía estar expuesto junto a las imágenes de los santos.'
Epoca de Rosas

Anónimo dijo...

Durante la gobernación de Rosas hasta la imagen de la Virgen llevó su manto color punzó... anecdótico? Una locura.

Anónimo dijo...

La distinción, me parece, no es entre los entes "Vaticano"-"Papado"-"Iglesia", sino entre la Ciudad del Vaticano y la Santa Sede. En la Ciudad del Vaticano está emplazada (ahora) la Santa Sede, que es locataria del organismo de gobierno central de la Iglesia católica apostólica romana: el Romano Pontífice (soberano de la Ciudad del Vaticano) y su corte (la Curia y el Colegio Cardenalicio).
Es por eso que las relaciones entre Estados se instrumenta por medio de los tratados, pactos y concordatos con la Santa Sede (sujeto de Derecho Internacional) y no con el Vaticano. Sin embargo el Estado del Vaticano sí tiene tratados, como el Pacto de Letrán, con el Estado italiano.
El "Papado" en todo caso es la institución que gobierna a la Iglesia desde la Santa Sede, y en forma secundaria es el órgano ejecutivo de la Ciudad del Vaticano.
También se dice que el Vaticano es una monarquía absoluta electiva teocrática. Pero en mi opinión no es teocrática porque el Papa no es elegido por Dios sino por sus colegas cardenales, sin alegar ningún "derecho a ser votado". En todo caso, quien gobernó estrictamente por derecho divino fue Pedro. Aunque gobernó sobre una comunidad, no sobre la Iglesia universal (no existía el "Papado"), hablando nuevamente en forma estricta.

Anónimo dijo...

Estimado Anónimo de las 12:15,

El Pacto de Letrán fue entre el Reino de Italia y la Santa Sede: INTER SANCTAM SEDEM ET ITALIAE REGNUM CONVENTIONES INITAE DIE 11 FEBRUARII 1929.

Aunque no son equivalentes (y es correcto lo que Ud. dice), Estado del Vaticano y Santa Sede, en el derecho internacional, se suelen utilizar como si lo fueran. Cf. por ej. en la ONU que se habla de la Santa Sede o en la UNESCO como Ciudad del Vaticano.

Anónimo dijo...

Como pequeño matiz a la distinción Ciudad del Vaticano-Santa Sede, aunque referido al pretérito espacio, los Estados Pontificios, la Sede de Pedro no siempre estuvo allí, en el período de Aviñon la mudanza mutó el entorno geográfico- lingüístico, no así, al menos gravemente, el cultural.

Anónimo dijo...

Nunca me ha parecido de buen gusto mezclar nacionalismo con altar. acá ponen la bandera chilena y la del vaticano. Me parece rebajar lo sagrado de la liturgia.

Anónimo dijo...

Los jesuitas son expulsados por el Restaurador (el gobernador Rosas, para los extranjeros) por negarse a colocar la imagen de don Juan Manuel en las iglesias el 22 de marzo de 1843... Hay cierto emblema considerado la "vexilae Ecclesiae" (estandarte, emblema o bandera de la Iglesia católica). Hay un trabajo al respecto de Mons. José Luis Kaufmann en la Revista Eclesiástica Platense... debe haberse publicado entre 1995 y 2003... pero no lo encuentro...

El de H.

Anónimo dijo...

La de Rosas pudo tener mil cosas buenas pero no deja de ser una tiranía, con el culto a la personalidad y un ejército de gusanos sometidos que se le arrodillaban sin chistar. Entre ellos, muchos de mis antepasados.

El bonaerense.

Anónimo dijo...

Off-topic:
Monseñor Nicola Bux se le ha plantado redondamente al Papa Francisco, en público, y por escrito:
Nicola Bux

Walter E. Kurtz dijo...

A propósito, "Put Out More Flags" es un muy buen libro de Waugh. Desconocía que había traducción (aunque si ya le erran en el título...).

Anónimo dijo...

El carácter público del planteo de Bux probablemente sea lo excesivo e hiperbólico. La pretensión de exigirle al Papa una declaración de fe, so amenaza de negarle obediencia y jugar a la vez, livianamente, con la acusación de herejía, reúne las facciones de una etopeya que se asemeja a la fisonomía de la hybris. Mi humilde opinión, Bux, Burke, Cafarra y compañía, deberían plantear sus cuestiones desde la humildad y la caridad, no en tesitura de guardia pretoriana soliviantada.

Unknown dijo...

Estimado Anónimo22 de junio de 2017, 1:28 : Ojo con Wikipedia, que ahí cualquiera puede escribir lo que les venga en gana.
Suyo afectísimo,
El Unknown

Anónimo dijo...

Unknown,
por eso mismo puse que la fuente es la Wikipedia. Para que estén todos avisados. Si usted tiene otra fuente, que dice algo distinto a eso, por favor compártala con nosotros.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 22:04,
si la salvación de las almas de los fieles no justifica ponerse áspero, no se me ocurre que haya cosa alguna que lo pueda justificar.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 22:04,
“If a thing is worth doing, it is worth doing badly.”, Gilbert Keith Chesterton.

Anónimo dijo...

Si Rosas gustaba tanto del CULTO a su PERSONALIDAD, como se explica que se haya negado sistemàticamente a ser retratada su imagen por el daguerrotipo, introducido durante su tiranìa y muy utilizado en cambio por los antitiranos Sarmiento y Urquiza?

Carlos Dufour dijo...

Walter E. Kurtz dijo...
A propósito, "Put Out More Flags" es un muy buen libro de Waugh. Desconocía que había traducción (aunque si ya le erran en el título...).

Hmm... Le "erran" en el título?

Anónimo dijo...

Poner una bandera nacional en el presbiterio no necesariamente responde a un partidismo indebido dentro de la Iglesia, sino que puede responder a un ofrecimiento del propio país y a un reconocimiento del reinado de Cristo también sobre las naciones.
Además, es verdad que el Vaticano no es la Iglesia; pero también es verdad que el Vaticano es un instrumento oficial que usa la Iglesia para la sostener el necesario aspecto material de sus obras.
Creería que en todas estas cosas hay que tender a pensar bien y no mal.

Anónimo dijo...

1:26, nadie dice que le gustara tanto el culto a la personalidad a Rosas. Pero que ideologizó absolutamente todo, trastocando hasta las imágenes de las iglesias y los altares de Dios, y a fuerza de Mazorca, es innegable. No era un populista con culto a la personalidad, era simplemente un tirano con tintes antiliberales.- Ahora defendido por peronchos desclasados y revisionistas histéricos por igual.
Y no caigamos en la falsa dicotomía de que si no te cae bien "El Restaurador" entonces sos amigo de Urquiza o de Sarmiento. Es como decir que si no sos macrista, sos cristinista.

Anónimo dijo...

Los odiadores seriales de Rosas siempre agazapados a la espera de cualquier comentario alusivo a su persona para tirar con el primer tomate que tengan a mano.

Relájense muchachos.

EL amigo del Restaurador.



Walter E. Kurtz dijo...

"Un sabio embriagado debe tener cuidado de su conducta, a fin de evitar humillaciones; y un militar ebrio debe pedir vino en abundancia y poner más banderas" (traducción común de "El arte de vivir" de Lin Yutang, citado por Waugh como epígrafe del libro).

Anónimo dijo...

GASTON a ANONIMO 22,04: Ha escogido Vd muy mal lo de la hybris porque el único que ha protagonizado escenas a las que el término pueda aplicarse es precisamente Francisco. Por lo demás creo que Vd es aquí un troll como la copa de un pino.

Unknown dijo...

Estimado Anónimo 22 de junio de 2017, 23:40, no hace falta que se suba a la moto, creí interpretar de su primer mensaje que tenía a la wiki como fuente fidedigna. Personalmente, yo ni siquiera la citaría, pero eso es materia opinable.
Suyo afectísimo, otra vez.
El Unknown.

Anónimo dijo...

LO SUSCRIBO. Gracias don Kurtz.

Y a mayor abundamiento, deploro la ostentación de la Bandera Argentina con el SOL MASÓNICO de 32 RAYOS y la cara BURLONA Y SINIESTRA (propia de un Gran Maestre)DEL MISMO aompañando la imagen de la Virgen de Fátima. (visto en una capilla de la tradición)

¡BASTA DE BANDERAS! ¿NO LES BASTA CON LA PRESENCIA REAL? ¡REAL,REAL,REAL, carajo!

Anónimo dijo...

24 de junio de 2017, 8:0
PASEARON EL CORPUS POR NUESTROS SOLARES LOS HOMBRES QUE LUEGO FUNDARON CIUDADES
ESPIGAS DAN HOSTIAS Y LEÑOS ALTARES
HIMNO DE CONGRESO EUCARÍSTICO DEL ´34

Anónimo dijo...

Las banderas representan a cada nación y a las naciones las forman los ciudadanos y no son todos masones, que los masones se hayan adueñado de los símbolos no hace a la cuestión, Jesucristo es el dueño de todo y también de esos símbolos.